clases yoga online

Clases de Yoga Online

Cuándo comenzó la cuarentena lo primero que dejé de hacer fueron mis clases presenciales, en ese momento había logrado conseguir muchos de mis objetivos.

Las impartía en un polideportivo, un colegio, un centro de relax, en una comunidad de vecinos.

Hacía eventos en centros comerciales y lo que más me había costado conseguir, por fin daba clases en una gran empresa.

Tenía todo lo que necesitaba en ese momento para sentirme realizada.

Recuerdo como si fuese ayer las últimas clases presenciales que di, en cada lugar, el viernes había ido a la empresa, estaban todos muy contentos.

El fin de semana tuve un evento de yoga para niños que salió fenomenal, el lunes, cuando avisaron que los coles cerraban el miércoles, me enteré de la noticia en plena clase de yoga, ya que mi móvil no dejaba de recibir mensajes.

Justo en la relajación fui a ver que estaba sucediendo, no me lo podía creer.

El martes cancelé las clases en la urbanización, me daba cosa que pasara algo, se estaba poniendo todo un poco feo, ese mismo martes di mi última clase en el colegio, era yoga para familias, recuerdo que solo fueron una mamá y su hija (supongo que el resto tenía miedo).

clases yoga online
clases yoga online
clases yoga online

Ese fue el último día que trabajé.

En ese momento me vino todo muy grande, reconozco que me quedé en shock no supe reaccionar, me vi de un día para otro sin nada.

Mucha gente lo hizo muy rápido y se subió a la ola de las clases online, de los retos y demás.

Yo no, me costó más de un mes y medio centrarme para ver qué posibilidades podía tener mi trabajo ahora.

Agradezco muchísimo a mis alumnas de la urbanización lo que se volcaron en mí, animada por ellas empecé con las clases online, aunque al principio lo hacía un poco por sentirme útil al final estaba encantada con ellas.

clases yoga online

 

He de reconocer que cuando empecé tardé en cogerle el gusto, me parecían un poco raras, no poder tocar, corregir, sentir la energía de las personas, también supongo que estaba adaptándome a algo nuevo.

De hecho perdí un montón de alumnas que a día de hoy tampoco quieren hacer este tipo de clases.

Pero con el tiempo he visto que tiene un montón de posibilidades, conectar desde cualquier punto del planeta, se puede corregir sin problema, he logrado sentir la energía de mis alumnas y su agradecimiento después de cada práctica solo viendo sus caras al salir de Savasana.

 

Entiendo que para muchas personas les resulte aún difícil entender este tipo de clases, pero por mi experiencia, veo la gratitud, los avances, el crecimiento de mis alumnas.

Me siento muy orgullosa de aportar con un pequeño granito de arena a mejorar sus vidas o al menos es lo que intento con cada clase.

Os animo a probarlas y sentir los beneficios que el yoga puede traer a vuestras vidas.

 

clases yoga online

Os animo a probarlas y sentir los beneficios que el yoga puede traer a vuestras vidas.

Quiero agradecer a todas mis chicas (ellas saben quiénes son) por apoyarme en este año tan duro y ser una parte tan importante de mi vida.

Os estaré agradecida siempre por darme la oportunidad de crecer en otro ámbito y confiar en mí.

Gracias de corazón.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.